Feeds:
Entradas
Comentarios
Los diablitos con máscaras de lata.

Con los colores de sus acuarelas Luis Baca ha plasmado las fiestas vivas del Ecuador: los atuendos, los personajes, las costumbres, las relaciones cotidianas; toda la riqueza cultural de la que ha sido testigo y la que permeado en su piel desde su niñez y juventud en San Andrés y Riobamba, y después con su residencia en Quito y sus recorridos por todo el país. https://digvas.wordpress.com/personajes/cronista-de-fiestas-populares-la-navidad-en-riobamba/

Postal de Riobamba

Así amanece el parque Sucre, que a inicios del siglo XX fue la Plaza de Santo Domingo o plaza España. Hasta 1919 fue el lugar donde se realizaba la feria los días sábados, y también era utilizada en la práctica del fútbol. Cuando se resolvió la construcción del parque, las ventas fueron reubicadas.

Foto de Edmundo, con dedicatoria a sus abuelitos.

Hace diecisiete años conocí a Fabiola y Roger Chiriboga González. Era julio de 2001 y se acercaba una fecha muy emotiva y dolorosa. Se cumplían seis décadas de la muerte de su hermano, César Edmundo, y los recuerdos eran tan vívidos y los sentimientos tan fuertes que arrancaron algunas lágrimas. En el diálogo me enteré del impacto tan devastador que había tenido la muerte de Edmundo en su madre Romelia. Quiero compartir el artículo escrito fruto de aquel encuentro con la historia, pero sobre todo con el amor y la tragedia de una familia.

Seguir leyendo »

María de Lourdes del Castillo y Benigna Dávalos (Foto cortesía de Juan Fernando Dávalos y Mario Godoy Aguirre ).

Los labios que no besan son pétalos muertos, son himnos sin notas, son astros sin luz. Los pechos que no aman son noches polares, sarcófagos tristes do alberga el dolor.

Estos versos de melancólica belleza pertenecen al reconocido pasillo ecuatoriano “Ángel de luz”, creado por la riobambeña Benigna Dávalos. La transcendencia de esta canción ha sido tomada en cuenta para que la artista sea la única mujer compositora en contar con una efigie en el Museo del Pasillo, que se abrirá en nuestra capital ecuatoriana. Seguir leyendo »

Fresco al interior del Templo Expiatorio de San Felipe en Riobamba.

“En la mañana del 4 de mayo de 1897… yo vi con mis propios ojos que el mayor Luis Soto y el capitán Santos Manzanilla, costariqueños, como yo, los tenía, mataron al R.P. Moscoso en la celda; le encontraron hincado en un reclinatorio, orando delante de un crucifijo, y ellos gloriándose de haberle matado salieron a la puerta, y el mayor Soto colocó su rifle entre los brazos del P. Moscoso y le hicieron abrazar el rifle poniéndole en son de burla. Yo me acerqué al P. Moscoso y vi que la sangre le chorreaba por las sienes y corría por encima de una bufanda morada que el Padre estaba puesto”.

La narración pertenece al comandante José Joaquín Merino, segundo jefe del Batallón 21 de Agosto, que 19 años después de los hechos testificó libre y voluntariamente. Seguir leyendo »