Feeds:
Entradas
Comentarios

Rostro del monumento de Venus.

Como el propio mito en el que se basa, la escultura de Venus, traída hace casi cien años a la Sultana de los Andes, puede renacer a través del proceso de restauración al que es sometido desde el lunes pasado. El trabajo comenzó con una investigación histórica que permita conocer su origen, el contexto de su llegada y cómo transitó desde el asombro hasta el desdén y el abandono absoluto.

Procedencia

La escultura, hecha de zinc y hueca por dentro, constaba de tres partes (la tercera, la fuente en sí, no es parte de la restauración) que fueron ensambladas en Riobamba. Según la investigación histórica del español Alejandro Rodríguez, miembro del proyecto, el monumento fue fundido por la compañía The J.L. Mott Iron Works de Nueva York, bajo la inspiración de un artista alemán. La procedencia estadounidense ha sido confirmada y es irrefutable, según explica el restaurador Israel Zambrano. Por una parte, se ha identificado el catálogo de la fundidora en el cual se encuentra la fuente y además, a través de análisis de laboratorio, se ha comprobado que la composición de los elementos constitutivos de la “Venus” son los mismos con los que trabaja la compañía norteamericana.

Durante sus casi cien años de estancia en Riobamba ha sufrido diversos ataques.

Simbología

La escultura, a través del tiempo, ha tomado diferentes apelativos: Venus, Afrodita y Samaritana. Para determinar cuál fue el nombre en su origen, Zambrano asevera que debe remitirse al autor, que es quien da el significado inicial a su obra. “El nombre original es ‘El Nacimiento de Venus’, Sin embargo, la gente le ha dado varios nombres que son elementos importantes de la memoria colectiva y que no pueden ser desestimados. Son todos válidos porque hacen referencia al mismo objeto. Son las formas cómo la gente se relacionó con el bien que también es importante”, señala.

No se pueden desestimar los nombres que se le ha dado a la escultura, por conocimiento o por apreciación” (Israel Zambrano)

Vandalismo

Después de las fases de investigación inicial y de identificación de elementos, el grupo restaurador trabaja en la limpieza superficial, profunda, mecánica y química del monumento que tiene 2,16 metros de alto. Mara Gutiérrez, licenciada en Restauración y Museología, es parte del proceso y ha podido evidenciar los daños sufridos por la Venus. Por ejemplo, por lo menos fue pintada en tres temporalidades distintas; en una de las cuales fue cubierta totalmente de rojo. También la bañaron con cemento y se advierte que en un posible desmontaje y traslado, el pie de la Venus se rompió y fue reemplazado por una masa de cemento que, al ser colocada, alteró el eje de la figura. El antebrazo derecho también cuenta con una reposición de cemento. No son los únicos daños; el rostro y el pecho de la diosa, así como otros elementos de la fuente presentan rastros de pintura de color verde, que fue impregnada a modo de grafiti. La pierna de Venus tiene roturas y tanto extremidades de los querubines como partes de la fauna acuática no existen. “Estamos en un proceso similar a brindar primeros auxilios”, destaca Mara.

Lo primero es darle “primeros auxilios” a la escultura dice Mara Gutiérrez.

Destino

La limpieza implicará la eliminación de capas de suciedad y de diferentes cuerpos que se han añadido con el paso del tiempo, La reposición de elementos no se hará más allá de cubrir oquedades y garantizar la continuidad de la escultura. El paso final del proceso, determinado para 150 días, será la colocación en el Museo de la Ciudad en el marco de una exposición museográfica que permita comprender la parte histórica. “Al ingresar a la escultura al museo nos interesa guardar los procesos, aunque estén ligados al vandalismo, que nos hablan del paso del tiempo. Son huellas que no podemos borrar. Al no restituir elementos estamos dejando estas huellas tangibles para que la gente se pregunte por qué le hace falta. Lo que buscamos desde la restauración es dejar esa pregunta para que las personas busquen información y puedan comprender la historia”, advierte Zambrano.

 

 

En breve

  • Reposición: En un tiempo no determinado, la escultura fue rota. Para reponer un pie, por ejemplo, colocaron una masa de cemento.
  • Festejo: Esta fuente, al igual que otras, llegó a Riobamba en las primeras décadas del siglo XX para festejar la llegada del agua potable a la ciudad.
  • Caracterización:  Los estudios de los especialistas confirman que no existe aleación en la estructura; está fundida exclusivamente en zinc. La unión de las partes se hizo con suelda blanda, de estaño-plomo.
  • Detalles: Aunque los elementos escultóricos: Venus, querubines y fauna acuática (delfines) son de zinc, la base es de hierro. Las figuras no son macizas, están huecas por dentro según se puede observar.
  • Tratamiento: “Ha existido un descuido por parte de la gente; no se le ha dado la importancia que debería haber tenido. A esto contribuyó el haber estado en un lugar con mucho tránsito de personas”: Gutiérrez.
  • Investigación: La tipología corresponde a una “Venus renacentista”. Fue elaborada en 1913 y mandada a pedir a Estados Unidos por medio de un catálogo. Todavía no se conoce cuál fue el color original de la figura.
  • Búsqueda: Diego Villacís, director de Patrimonio del GADM de Riobamba, dijo que esta intervención es parte de rescatar la tradición de las fuentes en el Centro Histórica. Otra imagen similar está perdida

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

La vista desde Riobamba es espectacular.

La vista panorámica desde Riobamba se compara en espectacularidad solamente con el calor de su gente y las oportunidades que su territorio ofrece. Así lo sienten propios y extraños que, con viva emoción, declaran su amor por la ciudad que los vio crecer, a unos, y que los acogió, a otros.

Centinela del ocaso, sorbete de los puruhaes, Chimborazo, paracaídas de los cielos; Tungurahua, fragua de celos, cachimba del olvido, El Altar, cuna de luna, rascacielos fracasado y sonreído.

                                                  (Fragmento de “Ocaso en los caminos de Riobamba”, de Luis Gerardo Chiriboga)

Seguir leyendo »

DSC09011

Teatro León, fotografía de 2010, antes que se colocara la cubierta.

Durante los 88 años de existencia del Teatro León, las generaciones de riobambeños lo miran de distinta manera, de acuerdo con el tiempo que les ha tocado vivir. Para los de edad avanzada, posiblemente, será visto como un lugar de arte y cultura; otros lo mirarán como un sitio elitista. Para los de mediana edad será el escenario donde disfrutaron de esperados estrenos de cine. Los jóvenes posiblemente lo identificarán con la proyección de cine para adultos. Y para los adolescentes y niños, posiblemente será un edificio permanentemente cerrado y a punto de caerse. El Teatro León, al igual que las obras dramáticas que llegó a albergar, ha vivido momentos de gloria y de infortunio… también de abandono. Seguir leyendo »

dsc_0574

Cráneos de un hombre y una mujer, víctimas del terremoto de 1797. (Cortesía INPC)

¿Cómo vivieron? ¿Cuál era su estatus en la sociedad colonial? ¿Cuál fue la causa de su muerte? Son algunas de las inquietudes que los técnicos del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) tratan de contestar con el estudio de osamentas y vestigios arqueológicos hallados en Villa La Unión, actual cantón Colta; lugar donde se asentó la llamada, generalmente, Antigua Riobamba. Esta población tomó varios nombres durante el periodo colonial y fue arrasada por el terremoto del 4 de febrero de 1797. Seguir leyendo »

Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo (21 de febrero de 1747 - 27 de diciembre de 1795). Dramatización

Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo (21 de febrero de 1747 – 27 de diciembre de 1795). Dramatización

La prensa ha acompañado y contado la evolución del mundo y por supuesto del país. No solamente entrega información, sino que sirve como soporte para promocionar bienes y servicios, hacer una crítica de la realidad, proponer objetivos en la sociedad, descubrir casos de corrupción y  guardar la memoria de los pueblos.

Y todo recuento sobre la prensa en Ecuador debe remitirse necesariamente al 5 de enero de 1792 con el aparecimiento de Primicias de la cultura de Quito, considerado el primer periódico de nuestra historia. Fue fundado por Eugenio de Santa Cruz Espejo, con la intención de circular quincenalmente, pero solamente llegó al séptimo número. Este periódico no estaba dedicado a la publicación de noticias sino más bien a la difusión de ensayos sobre diferentes tópicos. Seguir leyendo »

Macondo era ya un pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por la cólera del huracán bíblico… Sin embargo…ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres… y que todo lo escrito era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.

(Cien años de soledad)

Un hongo de fuego y cenizas oscurece la tarde, los vitrales de la ciudad se rompen en cientos de pedazos y caen implacablemente, la gente huye despavorida mientras en el camino pierde a sus familiares. Los estallidos suenan una y otra vez, la onda expansiva y los restos del armamento destruyen todo a su paso: hay heridos y muertos. La gente llora, grita, se desespera; anochece, hace frío, nadie ayuda…

Lo que parecería una pesadilla ocurrió en Riobamba, hace catorce años, el 20 de noviembre de 2002, debido al estallido de una bodega con armamento en la  Brigada Blindada Galápagos, una de las más importantes del país.

Seguir leyendo »

Proceso libertario

proceso-libertario